Bernardita de Lourdes

IAMC

Escreva uma crítica
$ 6.95 

Lourdes, de ser una pequeña población desconocida, se transformó en uno de los centros de peregrinación más grandes del mundo, desde que la Virgen Inmaculada posó sus pies en la gruta de Massabielle ante la presencia de Bernardita Soubirous, el 11 de febrero de 1858. He aquí la extraordinaria historia de su vida y de los hechos que acontecieron.

ORACIÓN

Oh Purísima Virgen, gloriosa Mártir Santa Filomena, quien Dios en Su poder eterno parece haber revelado al mundo en estos días desastrosos para revivir la fe, sostener la esperanza e inflamar la caridad en almas cristianas, contempladme postrada a vuestros pies. Dignaos, Oh Virgen llena de bondad y virtud, recibir mis humildes oraciones y obtener para mí esa pureza por la cual sacrificasteis los placeres más atractivos del mundo, esa fortaleza de alma que os hizo resistir los más terribles ataques y ese ardiente amor por nuestro Señor Jesucristo que los más temidos tormentos no pudieron extinguir en vos. Así que, imitándoos en esta vida, pueda algún día ser coronada con vos en el Cielo. Amén.